Sidebar

23
Sat, Sep
172 New Articles

Mundo
Tipografia

"Este momento es el momento de la gente. Pertenece a todos los que están aquí y a todos los que nos están viendo en todo Estados Unidos".

Así definió Donald Trump su toma de posesión como el presidente número 45 de la historia de Estados Unidos, en un discurso inaugural que duró unos 20 minutos.

Tras juramentar el cargo en una ceremonia en el Capitolio, en Washington D.C., el republicano afirmó: "Recordaremos este día como el día en que la gente volvió a tener el control de su gobierno".
"Juntos determinaremos el curso de Estados Unidos y el mundo por muchos, muchos años por venir. Nos enfrentaremos a retos. Nos enfrentaremos a las dificultades, pero vamos a hacer el trabajo".
El momento marca el final de una improbable trayectoria hacia la Casa Blanca del magnate inmobiliario, quien ganó las elecciones de noviembre pasado tras una campaña marcada por la controversia.

Trump dijo que su llegada a la Casa Blanca significa que el poder está siendo "transferido" de los políticos a la gente.

"Durante demasiado tiempo, un pequeño grupo en la capital de nuestra nación ha cosechado los frutos del gobierno, mientras que las personas han soportado la carga. Washington floreció, pero la gente no compartía en su riqueza. Los políticos prosperaron, pero los trabajos se fueron. Y las fábricas cerraron", dijo.
Miles de simpatizantes del republicano, procedentes de todo el país, viajaron a la capital del país para estar presentes en la ceremonia en el National Mall.

Al dirigirse a los ciudadanos de su país, Trump les dijo que "ya no serán olvidados", sin importar cuál es el partido político que predomina sobre el gobierno.
"En el centro de este movimiento hay una convicción fundamental: que una nación existe para servir a sus ciudadanos. Los estadounidenses quieren buenas escuelas para sus hijos, vecindarios seguros para sus familias y buenos empleos para ellos mismos. Estos son justas y razonables demandas", dijo.


Protección a EE.UU.
Desde su discurso inaugural, Trump expuso que la política de "protección" será la que conducirá a su gobierno, tanto en aspectos económicos como en temas de política internacional.
"El juramento del cargo tomo hoy es un juramento de lealtad a todos los estadounidenses. Durante muchas décadas, hemos enriquecido la industria extranjera a expensas de la industria de EE.UU. Subvencionamos los ejércitos de otros países, al tiempo que permitimos el muy triste agotamiento de nuestro ejército", afirmó.

Y es que durante su campaña y en los días posteriores a su triunfo electoral, Trump dijo que recortaría las operaciones militares que benefician a otros países, y exigiría a la industria que creen sus productos en suelo estadounidense.

"Billones y billones de dólares se gastan en el extranjero, mientras que la infraestructura de Estados Unidos ha caído en el abandono y la decadencia", reclamó.
Dijo que desde este 20 de enero en adelante la "nueva visión" del gobierno será una: "Estados Unidos primero".

Trump ganó la votación en el Colegio Electoral de EE.UU. por una diferencia de 306 votos a su favor, frente a los 232 de la demócrata Hillary Clinton, quien superó a su rival en el voto popular por más de dos millones de sufragios.
El republicano construyó su campaña en torno a la idea de que la clase trabajadora del país estaba desprotegida de las políticas de Washington D.C., por lo que prometió atenderlos.
La "protección" será el fundamento de la nueva "prosperidad y fuerza" de su país, dijo en su discurso de este viernes.
"Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, roban nuestras empresas y destruyen nuestros puestos de trabajo", dijo.
"Vamos a traer de vuelta nuestros puestos de trabajo. Vamos a traer de vuelta nuestras fronteras. Vamos a traer de vuelta nuestra riqueza, y vamos a traer de vuelta a nuestros sueños", añadió.
"Y seguiremos dos reglas sencillas: comprar (productos) estadounidenses, y contratar a estadounidenses".

Erradicar el terrorismo
En su mensaje a otras naciones, dijo que su gobierno será de "amistad y buena voluntad", pero poniendo primero los intereses de EE.UU.
"Vamos a reforzar las viejas alianzas y formar otras nuevas. Y unir al mundo civilizado contra el terrorismo islámico radical, que vamos a erradicar por completo de la faz de la tierra", dijo.
Una promesa de Trump en su campaña fue vetar la entrada de quienes profesan el Islam, pero después de su triunfo dijo que reevaluaría esa idea.
"No pretendemos imponer nuestro modo de vida a nadie, sino dejarlo brillar como ejemplo. Brillaremos para que todos lo sigan", dijo el nuevo presidente de EE.UU este viernes.

'Make America great again'
En la parte final de su discurso, Trump apeló al orgullo de los estadounidenses y reiteró su lema de campaña de "volver a hacer grande a EE.UU" (make America great again).
"Hay que pensar en grande y soñar aún más grande. En Estados Unidos entendemos que una nación solo está viva mientras se esfuerza. Ya no vamos a aceptar políticos que son todo palabras y ninguna acción, se quejan constantemente pero nunca hacen nada al respecto", exclamó.

Ningún estadounidense volverá "a ser ignorado de nuevo", agregó.
"Haremos a Estados Unidos fuerte otra vez. Haremos a Estados Unidos rico otra vez. Haremos a Estados Unidos orgulloso otra vez. Vamos a poner a Estados Unidos a salvo otra vez. Y sí, entre todos, vamos a hacer grande a Estados Unidos otra vez", remató su mensaje.

"Han sido magníficos"
Al inicio de su discurso, Trump dedicó unas palabras de agradeciendo al presidente saliente, Barack Obama, y a la primera dama, Michelle Obama.
"Han sido magníficos", dijo.
En la mañana, Barack Obama y Trump se reunieron en la Casa Blanca, y cinco minutos antes de las 11:00, hora local salieron juntos para dirigirse hacia el Capitolio.
Antes se habían retirado Michelle Obama y Melania Trump, las primeras damas que viajaron juntas en un vehículo separado al de sus esposos.
Minutos antes de la juramentación de Trump, Mike Pence hizo lo propio como vicepresidente de Estados Unidos.

En el Capitolio estaba la excandidata demócrata Hillary Clinton, quien dijo que asistía "para honrar nuestra democracia y sus valores perdurables".
"Nunca dejaré de creer en nuestro país y su futuro", dijo en un mensaje que publicó en su cuenta de Twitter.

Los expresidentes George W. Bush, Bill Clinton y Jimmy Carter también asistieron a la ceremonia. El expresidente George H.W. Bush no pudo estar presente, ya que se encuentra hospitalizado en Texas.


Desfile y baile
Tras el acto oficial frente al Capitolio y con más de una hora de retraso, dio comienzo el tradicional desfile de la toma de posesión, en el que bandas, escuadrones militares, grupos de bailarinas y otras agrupaciones de todo el país rindieron homenaje al mandatario.
Trump recorrió junto a su familia la famosa Avenida Pensilvania en el vehículo presidencial, entre la sede del Legislativo y la Casa Blanca.

El presidente descendió de su vehículo en un punto de la travesía, en este caso frente al Trump International Hotel, inaugurado el pasado octubre por el propio magnate.
Una vez en la Casa Blanca el presidente de EE.UU. acompañado de su vicepresidente, Mike Pence, y de su familia asistió al desfile de bandas musicales civiles y militares procedentes de todo el país.
En el homenaje tuvo lugar también para el paso de tractores agrícolas, traídos de las zonas más rurales de EE.UU., veteranos de guerra o bailes texanos, según informa la agencia de noticias EFE.

Ya entrada de noche, y tras las actuaciones de varias bandas musicales, tuvo lugar el Baile Inaugural.
Trump, y la primera dama, Melania, eligieron la mítica canción "My Way", de Frank Sinatra, para su primer baile como nuevos inquilinos de la Casa Blanca.
La pareja fue recibida con aplausos y ovaciones por centenares de personas en el Centro de Convenciones de Washington.
A los Trump se les unió sobre el escenario el vicepresidente Pence y su mujer, así como los hijos mayores del presidente y sus respectivas parejas.


Protestas
La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca no fue fácil para la policía de Washington D.C.
Policías antidisturbios enfrentaron manifestaciones que se tornaron violentas en calles de la capital de Estados Unidos mientras Trump asumía el cargo de presidente este viernes.
Al menos 217 personas fueron detenidas luego de varias horas de incidentes, según informó el Departamento de Policía Metropolitana de Washington D.C.
Mientras que la mayoría de los manifestantes protestó de forma pacífica cerca del Capitolio, algunas personas con el rostro cubierto, en su mayoría jóvenes, se enfrentaron a la policía en diversos incidentes.

"No es mi presidente", decía el cartel de una manifestante en la capital de EE.UU. Sin embargo, la ceremonia en el Capitolio se llevó a cabo de forma pacífica.
Donald Trump se enfrenta a índices de aprobación popular sin precedentes en la historia política moderna de Estados Unidos para un presidente recién elegido.
Las cinco encuestas más recientes de las empresas de noticias más grandes en ese país le dan calificaciones positivas en un 32%, 40%, 40% y 44%.

Telam

Powered by WordPress.