Sidebar

13
Wed, Dec
78 New Articles

Policiales
Tipografia

“Es complot y mafia”; la crítica de un periodista villamercedino hacia la atención sanitaria.

El 9 de noviembre la madre de Díaz fue intervenida y actualmente, según remarcó en su programa, “está luchando por vivir”.

Realizó una editorial donde expuso los duros momentos que vivió para salvar la vida de su progenitora y puso a la luz la falta de anestesistas en la provincia.
El relato titulado “Doble abandono de persona” transcurre en 14 minutos, en los cuales Díaz desarrolla la historia que atravesó acompañando a su madre, mientras sufría una infección; y dejó una dura crítica ante la falta de profesionales: “Es complot y mafia”.
El conductor del programa Mañana 640 emitido por Radio LV 15 de Villa Mercedes comentó que la mujer comenzó a tener vómitos hace 15 días y luego de varios traslados descubrieron que se trataba de una infección vesicular, y que por ello fue atendida en la Clínica Aconcagua.
Sin embargo, el problema original se generalizó por todo el cuerpo y requirió ser operada de urgencia.
“Estaba todo listo (para la cirugía) pero no encontraban un anestesista en toda la ciudad de Villa Mercedes, esto es complot y mafia, aunque no existe solo acá”, explicó y agregó que “la clínica acudió a la Justicia por abandono de persona, mandaron a buscar a los profesionales con la Policía, pero no encontraron a ninguno”.
El 9 de noviembre la madre de Díaz fue intervenida y actualmente, según remarcó en su programa, “está luchando por vivir”. Ese día, compartió una reflexión con su audiencia y le habló a legisladores y responsables de la Salud.
“Desconozco los problemas internos, pero no se puede jugar con la vida humana”, consideró sobre la ausencia de anestesistas y explicó que en las dos horas que perdieron buscando el especialista, “la infección tomó casi todo el cuerpo”.
“Si les importa más el dinero que la vida, deberían dedicarse al casino u a otra cosa, pero no pueden hacer esto”, enfatizó y pidió “romper el monopolio de estos delincuentes que deciden no asistir, que se esconden en sus casas y no les importa la vida humana”.
Finalmente marcó las falencias que existen en el Sanatorio La Merced: “Alguien tiene que actuar”, y enumeró los defectos con los que se encontró: “No hay autoelevador, tienen un cachivache y cuando la enfermera se descuida se cae solo. La guardia es un pasillo y los baños tienen agujeros porque no tienen ventilación”.

Fuente: El Chorrillero

Powered by WordPress.