Sidebar

13
Wed, Dec
78 New Articles

Política
Tipografia

Sucedió en el Molino Fénix en Villa Mercedes, “Los que quieran apoyarnos que se queden, los que quieran irse pueden hacerlo”, dijo, y se fueron casi todos lo que estaban en la reunión.

Alrededor de 600 personas llegaron, casi todos obligados, al encuentro con Alberto Rodríguez Saá. Para comenzar la reunión un grupo de militantes repartió el clásico cuestionario de tres preguntas, ¿Por qué no me votaste?, ¿Por qué dejaron de quererme?, ¿Qué puedo hacer para ayudarlos?

Una vez que se recepcionaron las respuestas, el Gobernador comenzó su discurso “usó un tono tranquilo, no parecía el Alberto”, contó un participante del encuentro. Luego de transmitir las acciones que llevan adelante como los merenderos y los cambios en el gabinete y “la necesidad de votar al Adolfo”, el mandatario invitó a los participantes a manifestarse: “Los que quieran apoyarnos que se queden, los que quieran irse pueden hacerlo”, casi inmediatamente los asistentes al encuentro comenzaron a vaciar el recinto ante el abucheo de los militantes de Rodríguez Saá.

“Fue un momento tenso, los que se quedaron gritaban y silbaban a los que se iban entonces Alberto pidió calma y que dejaran salir a los que no querían quedarse”. Finalmente, de los 600 trabajadores que iniciaron la reunión quedaron alrededor de 100.

Frente al reducido número de simpatizantes el mandatario les dijo: “Ahora ustedes son mis referentes y como referentes mío los quiero premiar. Van a recibir $ 2500 cada uno y no es necesario que vayan a trabajar deben quedarse en su barrio militando por el proyecto de Adolfo”.

Otra vez Rodríguez Saá recurre a la lógica de premios y castigos, otra vez los fondos públicos manejados como bien de familia y usados para la campaña.

 

Fuente: El Puntano

Powered by WordPress.